La Coctelera

USO DRAMATICO DE LA LUZ

APUNTES DE ILUMINACIÓN

Prof. JORGE MERZARI 1

• USO DRAMÁTICO DE LA LUZ

PODEMOS ADJUDICAR A LA LUZ DIFERENTES TAREAS. ES DECIR, QUE ÉSTA PODRÁ CUMPLIR VARIAS FUNCIONES.
EN CONJUNTO O UNILATERALMENTE, LA LUZ CUMPLIRÁ UNA MISIÓN ESPECÍFICA.
COMENCEMOS ENTONCES A DIFERENCIAR LAS PRINCIPALES FORMAS DE APLICACIÓN DE LA LUZ EN LA ESCENA.

1. HACER VISIBLE LA ESCENA.

Elemental tarea de la luz pero no por ello tan simple.
Haremos a partir de este momento la diferencia entre ILUMINAR y ALUMBRAR.

Si deseamos simplemente ver, encenderemos una luz de ensayo, una fuente de luz que no importa demasiado desde dónde apunta, ni su intensidad y hasta su coloración.
Estaremos ALUMBRANDO.

Ahora podemos ver al actor sobre el escenario. Busquemos en la platea la clásica ubicación del centro y observemos:

¿Logramos apreciar correctamente el gesto?
¿Tenemos real percepción de las distancias?
¿Tiene el espacio escénico el valor dramático que deseamos?
Y hasta nos podemos preguntar si escuchamos bien.
Si las respuestas resultan negativas, podemos suponer que la luz que estamos utilizando no es la adecuada.
No vemos lo que realmente queremos ver.

Comencemos a aplicar una luz adecuada a partir del ensayo y ya estaremos en el camino correcto hacia la otra forma de hacer visible la escena: ILUMINANDO.

Esta luz tendrá que cumplir con ciertos requisitos:
DIRECCIÓN – COLORACIÓN – INTENSIDAD – ACCIÓN.

DIRECCIÓN.

Si pretendemos apreciar la escena de frente, la luz tendrá dirección frontal. Cuidaremos, ahora, el “ángulo de proyección” de esta luz. El mismo será, idealmente de 45 grados; de esta manera evitaremos la proyección de sombras sobre el fondo de la escena y seguiremos teniendo una correcta visión frontal.

Hemos corregido la proyección de sombras sobre el rostro del actor que era producto de la dirección cenital de la luz de ensayo.

Ocupemos, ahora, otra posición en la platea. Por ejemplo el extremo izquierdo de la misma.
Observemos que es lo que ocurre con nuestro actor iluminado frontalmente, en un ángulo de 45 grados: Tiene su rostro casi a oscuras.
Es que hemos iluminado solo un frente y tendremos que hacerlo en función de todos los EXTREMOS DE VISUAL de la sala. Así estaremos seguros de ver exactamente con el mismo criterio desde cualquier butaca.

Ahora bien. Resuelto el tema de la frontalidad, veamos que ocurre:
El cuerpo iluminado ha perdido volumen debido a que toda la luz tiene un mismo sentido.
Corregimos el defecto utilizando el CONTRALUZ, como complemento de la luz frontal.

Debemos agregar que las distintas direcciones de luz, (contra-laterales-cenitales), pueden ser utilizadas como complemento de la luz frontal, pero cada una por su lado se convierte en un EFECTO.

COLORACIÓN.

Volvamos a la luz de ensayo. Lo que normalmente identificamos como luz blanca suele tener cierta tonalidad propia de la lámpara utilizada. A veces un tinte amarillento y otras uno celeste.
Ambas tienen su influencia si analizamos la reacción de los pigmentos de acuerdo a la luz que los hace visibles.
Podemos hablar, a partir de estos ejemplos tan simples, de LUZ CÁLIDA y LUZ FRÍA.
Nos detendremos aquí, con más detalle, en el capítulo dedicado al uso del color.

INTENSIDAD.

Podemos estar frente a una luz que cumpla con los requisitos antes mencionados, pero veamos qué ocurre puntualmente con la intensidad de esa luz.

El ojo humano tiene la capacidad de adaptarse a las distintas intensidades; lo que no significa que en determinado momento, el ojo no sufra las consecuencias, propias del esfuerzo para ver, que una muy baja intensidad de luz provoca.
Podemos registrar este elemento como un “Defecto corregible”, que eventualmente se podrá convertir en otro EFECTO DE LUZ.

La instalación de determinada intensidad de luz en la escena, nos ayuda a crear lo que genéricamente llamamos “Climas”.

El elemento técnico que nos permite esta regulación es generalmente llamado RESISTENCIA o DIMMER.

ACCIÓN

El mero hecho de encender o apagar una luz, genera lo que llamamos un “Movimiento”.

Cuando este movimiento está directamente relacionado con la acción dramática, estaremos hablando de la ACCIÓN DE LA LUZ.

A través de un movimiento, indicamos al espectador, una ruta de acceso a la imagen, señalándole cuando y adonde mirar.

La acción de una luz puede significar algo, en tanto instalemos un código claro de interpretación de los movimientos.

Con ellos, podemos generar espacios con valor dramático propio. Es decir, absolutamente separados del contenido del ámbito de la sala.

COLOR

COLOR
Todo lo que vemos lo vemos en color. La visión es considerada como el más útil de los sentidos, y el atributo más importante de la misma es el color.
Nuestro goce de la naturaleza, o nuestra preferencia por un artículo manufacturado, están relacionados en gran medida con el color. En el diseño de un decorado el color contribuye a la creación del estado de ánimo y del ambiente, así como a la belleza general del conjunto de la producción. El color en el vestuario y la caracterización contribuye asimismo a la mejor apreciación de la realización del actor. Estas contribuciones a nuestro gozo estético, tanto en el teatro como fuera de él, nos llegan por medio de la luz, y luz es sinónimo de color en su más amplio sentido.

EL ESPECTRO
Hace ya más de trescientos años que Isaac Newton logró descomponer la luz blanca en sus diversos elementos haciendo pasar un rayo de sol a través de un prisma de cristal, demostrando que era una fusión de los colores comúnmente conocidos como violeta, azul, verde azulado, verde, amarillo, naranja y rojo. Los físicos denominan a esta banda de colores “el espectro visible” y clasifican sus zonas de color por su longitud de onda; así el rojo, por ejemplo, que está entre los 680 y los 700 milimicrones.

PROPIEDADES (VARIABLES)
Se ha dicho que el color es casi sinónimo de luz, pero en un sentido psicofisico hay que pensarlo en los términos del observador, es decir, en términos del ojo humano. Esto supone dos aspectos; el de la luz que choca con los objetos y se refleja en el ojo, o el de la luz que llega directamente al ojo desde su fuente de origen. La luz procedente de una fuente específica, que puede ser la del sol o la de una lámpara incandescente del escenario, emite energía radiante y es, con frecuencia, modificada al pasar a través de un filtro de color transparente. El filtro de color absorbe una parte de la luz y transmite el resto. La parte transmitida recae sobre un objeto coloreado en el que ciertas longitudes de ondas son absorbidas y otras reflejadas alcanzando eventualmente la retina del ojo. De esta manera se revela el objeto al público.

MEZCLA DE COLORES ADITIVA
Hemos dicho que la luz blanca puede descomponerse en los colores del espectro. Revirtiendo el proceso podemos reconstruir la luz blanca uniendo todos los colores. Se la puede producir también mezclando solamente tres de ellos, el azul, el verde y el rojo. De hecho por la mezcla de dos o tres de estos colores, podemos producir sintéticamente cualquier color.. En consecuencia, a estos tres colores, azul, verde y rojo, los llamamos colores primarios aditivos. El procedimiento más sencillo de observar una mezcla aditiva es el de dirigir tres proyectores con diferentes filtros de color y proyectar la luz coloreada sobre una superficie blanca en forma tal que los rayos de luz de los tres proyectores se superpongan.
Se pueden ilustrar diagramáticamente las mezclas aditivas por medio del triángulo equilátero de la figura.